Las bases para planificar tu vida

Share

A muchas personas les asusta la planificación y el control porque piensan que pierden libertad para hacer lo que quieren y cuando quieren. Pero realmente es justo lo contrario, si no planificas tu vida, los demás y el azar lo harán por ti. Además, ni las metas ni los planes para conseguirlas, tienen porqué ser rígidos. Se pueden ajustar, cambiar o modificar en todo momento y en función de los propios deseos o circunstancias.

Si nos paramos a reflexionar, es fácil apreciar cómo la mayoría de las personas no siguen un plan propio de vida. Simplemente mantienen la perspectiva en el presente o, como mucho, hacia un futuro próximo de uno o dos años. Sin embargo, curiosamente con los hijos ocurre todo lo contrario. En ese caso sí que se planifica conforme a proyecciones futuras, pensando cosas como: «Me gustaría que mis hijos fueran esto o aquello, o tengan la oportunidad de llegar a ser… Por tanto, los matricularé en… Buscaré que aprendan… Los educaré de manera que…». Es decir, con los hijos sí que se proyecta la mente a un futuro lejano para basarse y basarlos en esas posibles metas. Después, evidentemente, esos hijos tienen planes diferentes, que no suelen coincidir con los de los padres.

Pero, piénsalo sinceramente. Vivir sin una planificación básica, que al menos sirva de guía, es como estar en un barco a la deriva donde las corrientes de agua te llevan de un lado a otro sin control. Suceden cosas, buenas o malas, que no te las explicas porque no dependen de ti. Comenzando a percibir cierto malestar por lo ocurrido, además de preocupaciones por lo que puede ocurrir. Y no es de extrañar, dependes totalmente del azar y de las circunstancias. Ya sabes: si tú no tienes el control de tu vida, la controlarán los demás.

¿Cómo se planifica una vida?

  • Sabiendo lo que se quiere en ella. Y no me refiero solo a deseos materiales, posesiones o riqueza, sino más bien a la forma de vida. Es decir, a la familia, el contexto social, tipo de residencia, lugar, ambiente, logros personales y profesionales, etc.
  • Sabiendo cómo y cuándo se quiere. Esta parte trataría sobre el camino o los caminos a recorrer para llegar a la meta del apartado anterior, con todo lo necesario para facilitar dicho viaje.

¿Qué debe tener básicamente un plan de vida?

  1. Realismo para saber determinar lo que quieres en la vida, cuándo lo quieres y cómo lo quieres. El plan debe ser objetivo NO limitante, pero basado en la realidad. Es decir, partirá de tus deseos, pero estará ajustado a tu vocación (las mejores capacidades o talentos). También estará ajustado a las circunstancias sociales, personales y familiares. Y aunque estos aspectos en ningún caso han de ser limitantes, sin duda, condicionan y hay que tenerlos en cuenta. En este sentido, te sugiero reflexiones sobre el significado de los siguientes pensamientos: “La vida empieza en el límite de tu zona de seguridad” Neale Donald Walsch “Sólo aquellos que se atreven a ir más allá saben hasta dónde pueden llegar” Robert Louise Stevenson
  2.  Orientación hacia una meta y hacia unos objetivos que hay que fijar de una forma concreta (bien definidos, no ambiguos). Para poder caminar, necesitas saber hacia dónde. O como dijo Séneca: “No hay viento favorable para el que no sabe dónde va”.
  3. Recursos materiales y humanos que vas a necesitar para conseguir la meta o los objetivos fijados (conocimientos, experiencias, personas de apoyo, financiación, etc.). Además de todo aquello que puede aportar utilidad al proyecto general. Solo cuando sabes lo que necesitas, puedes buscarlo. Por tanto, detalla todo aquello que puedes necesitar.
  4. Cronología de acción para los pasos a seguir, los plazos aproximados y el orden de los mismos. Conviene tener esto bien detallado y estructurado, para dar coherencia a lo que hacemos.
  5. Alternativas suficientes como para quitar rigidez al proyecto. De manera, que si cambia el acceso a los recursos o el tipo de objetivos y esto entorpece algunas de mis aspiraciones, dispondré de opciones alternativas similares que igualmente puedan llevarme a conseguir la meta y el éxito de vida que pretendo.

Estos son los cinco aspectos fundamentales que habitualmente dirige el comportamiento de aquellas personas que planifican su vida en un sentido concreto.

¿Y tú, tienes algún plan de vida?

¿Tienes alguna meta concreta y definida?

¿Qué objetivos son los que te motivan actualmente?

Fernando Barba Izquierdo


Cursos y talleres

 MindfulnessMindfulness

Atención y conciencia plena  

 BrainSuperación personal

 Claves para el proceso de cambio 

   Meditación2MAE

  Meditación Adaptada Evolhum

 

PERSONALES

 


 

Share