Inteligencia Social para el Éxito Pleno

Share

Si clasificamos los tipos de inteligencia, en orden a la importancia que tienen para el éxito pleno en la vida, sin duda que la inteligencia social sería la número uno. Somos seres sociales, por tanto nuestra mayor capacidad tiene que ser también de tipo social. ¿Pero, qué es y para qué sirve la inteligencia social?

Lo primero es intentar aclarar esto de que existen varios tipos de inteligencia. Según el psicólogo Howard Gardner sin duda que existen varias inteligencias. De hecho él fue quien elaboró la teoría de las inteligencias múltiples en 1983. Según su teoría no existe una inteligencia general con varias capacidades, sino varias inteligencias independientes y aplicadas a diferentes áreas concretas de acción. Así la mente trabajaría de una forma diferente cuando tiene que interactuar socialmente, que cuando lo hace académicamente, o que cuando lo hace musicalmente. Otros estudiosos del tema, en cambio, opinan que solo hay una inteligencia general y que los diferentes sistemas cognitivos específicos son capacidades. En cualquier caso no voy a entrar en polémicas porque sinceramente no veo que esto sea importante. Ya que una capacidad cognitiva o mental no deja de ser un sistema inteligente en sí mismo. Por tanto, si nos entendemos mejor hablando de inteligencias, en esta ocasión lo llamaremos así. Y en otro artículo expresaré mi punto de vista al respecto.

¿Pero, qué es la inteligencia social?

Daniel Goleman la define como la capacidad humana para relacionarse. En este sentido sería el conjunto de habilidades que tenemos para interactuar con una o varias personas de forma óptima para todos. Y aunque está muy relacionada con otras capacidades o tipos de inteligencia, su mayor semejanza se produce con la inteligencia emocional, influyéndose ambas mutuamente. De manera que sus principales diferencias solo se encuentran en la tendencia. Es decir, mientras la inteligencia emocional tiene mayor tendencia individual (es percibida, gestionada y controlada por y para el propio individuo), la social tiene una clara tendencia interpersonal (trata de influir sobre los demás).

Cuando la inteligencia social se desarrolla convenientemente y resulta destacable o especial, también podemos llamarla talento social. Apreciable sobre todo en las personas que son consideradas buenos líderes. Es decir, que el mejor liderazgo está directamente relacionado con un alto grado de inteligencia social.

Por otro lado, como el título de este artículo indica, la inteligencia social es fundamental para el éxito pleno, ¿por qué? Pues evidentemente porque el éxito pleno acoge todas las facetas humanas, es decir, tiene que ver con los logros personales y profesionales, pero también con los familiares y sociales. Y en todos estos ámbitos existen personas con las que deberíamos mantener la mejor relación posible si queremos progresar y vivir felizmente. Por tanto, es imprescindible contar con una buena inteligencia social que facilite dichas relaciones.

¿Qué habilidades y actitudes hay que trabajar en la inteligencia social?

1. Empatía  –  Para entender el punto de vista de los demás
2. Asertividad  –  Para expresar de forma sensata, directa y eficaz.
3. Escucha  –  Para saber prestar atención y entender lo que nos transmiten.
4. Persuasión  –  Para motivar e influir positivamente y convencer (no imponer).
5. Comunicación  –  Para saber transmitir verbal y corporalmente.
6. Flexibilidad  –  Para estar abiertos a sugerencias, opiniones y alternativas.
7. Honestidad  –  Para inspirar confianza, respeto y fiabilidad
8. Autocontrol  –  Para gestionar de forma equilibrada los impulsos y emociones.

En definitiva, se trata de sintonizar y sincronizar con las personas y saber transmitir de una forma equilibrada, amable y convincente, además de saber escuchar, entender y comprender a los demás. Es decir, todo aquello que nos permite relacionarnos de la manera más eficaz posible.

Fernando Barba Izquierdo


Share