Descubre tu vocación

Share

La vocación profesional es un deseo, una tendencia y, en definitiva, la opción que una persona decide seguir para ser útil a los demás y a sí misma. De manera que tanto el entorno personal como la educación se han de configurar en el mismo sentido. Pero igual que hacemos cuando queremos ir a alguna parte, lo primero que necesitamos es saber a dónde y lo segundo cómo, de esta forma ahorramos en recursos (tiempo, dinero y esfuerzo).

Para que la vocación sea precisa, el factor más importante debería ser conocer la práctica profesional de los distintos ámbitos que existen en nuestra sociedad. Si yo no sé cómo trabaja un arquitecto, lo que hace diariamente, sus relaciones, sus tareas y procesos de trabajo, sus problemas, sus satisfacciones, ¿cómo puedo saber si me gustaría dedicarme a ello? Siendo realistas, en la práctica esto es algo muy complicado de saber, por tanto no tenemos más remedio que guiarnos por preferencias personales y generales.

Lo primero es saber que ninguna decisión propia ni sugerencia ajena debe limitarnos sobre la elección de nuestra vocación. Es una decisión importante y trascendente, pero nunca decisiva e irreversible. Siempre podremos cambiar y tomar otro rumbo. De hecho, puede que tengas cuarenta años y te sigas preguntando si estás haciendo lo correcto y si en su día tomaste el camino adecuado.

¿Cómo averiguar la verdadera vocación?

La vocación tiene que estar basada en los talentos y capacidades, en el desarrollo y en los gustos o preferencias, teniendo en cuenta que estos últimos pueden cambiar. Pues bien, dejando a un lado a esas personas que desde niños tienen claro lo que quieren y se les aprecia dotes para ello, el resto, que es la mayoría, necesitan establecer un orden de prioridades y hacer una evaluación combinada que permita hacer un pronostico, más o menos acertado, de lo que puede ser su vocación:

Talentos.- Capacidades y habilidades destacadas en cada persona. Se trata de evaluar rasgos generales del tipo Cognitivo (razonamiento, expresión oral o escrita, procesos de cálculo…) Físico-motores (deportes, baile, expresión corporal…) Creatividad (expresión artística, inventiva, imaginación…)

Desarrollo.- Mediante observación familiar y escolar se puede apreciar la evolución de la persona, buscando líneas destacables (la marcha en los estudios, el tipo de actividades preferentes, etc.) Si no hay datos significativos, este apartado tiene poca relevancia. Se utiliza a nivel escolar, pero produce muchas desviaciones, salvo en los casos destacados.

Preferencias.- Aquí lo más socorrido es recurrir a la escala de valores, ya que a veces creemos tener preferencia por algo y pensamos que nos gusta mucho, cuando en  realidad nos atrae porque gusta a la mayoría, o porque está de moda. Nuestras preferencias tienen que ser coherentes con nuestra escala de valores y nuestra forma de ver y apreciar las cosas, de lo contrario acarreará problemas.

Como ayuda para buscar preferencias y asegurar que éstas no son pasajeras ni falsas, podemos utilizar, entre otras, dos maneras:

    1. Pregúntate a qué te gustaría dedicarte o qué harías por los demás, incluso, de forma gratuita. Imagínate que no necesitas dinero para vivir, que ya tienes todo lo necesario, ¿existe alguna actividad que aún así te gustaría hacer?
    2. Haz una simulación imaginada de dicha preferencia. Es decir, visualízate en el futuro desarrollando esa labor profesional que te gusta o atrae. Para ello tienes que crear con la imaginación esas situaciones, cuanto más realista sean mejor. No te centres solo en aspectos positivos, intenta simular diferentes situaciones y problemas. De esta forma tendrás una primera impresión para saber si será de tu agrado.

Los estudios anteriores pretenden pronosticar el ámbito profesional (salud, docencia, arte, deportes, etc.) no la forma o modo para desarrollarlos (la forma de ejercer esas profesiones): por cuenta propia o ajena, en centros asistenciales, educativos, artísticos, etc. No obstante, lo que realmente interesa es el ámbito laboral, si conseguimos acertar con el pronóstico del ámbito, el éxito profesional estará bien orientado.

Fernando Barba Izquierdo


¿Tienes clara tu vocación? ¿Crees que lo que haces profesionalmente, es lo más acertado? Piensa que nunca es tarde para cambiar y tomar el rumbo adecuado.


Artículos relacionados:

 


 

 

Share